viernes, 7 de abril de 2017

3 idiotas ½*

(3 idiotas, México, 2017) Clasificación México 'B'
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

“¡Pero qué estupidez es ésta! ¡Qué pesadilla!”, opina uno de los personajes en una escena clave (es un decir), en este fallido intento de comedia, sobre 5 dizque estudiantes en una dizque escuela de Ingeniería, que hacen todo menos Ingeniería y una historia coherente. Ignoro si la tal opinión fue dicha respecto a lo que ocurría en la escena de marras o por la película en su totalidad, pero me inclino por lo segundo, después de forzarme a terminar de verla (como el Comanche, soy muy celoso de mi deber).

“3 idiotas”, escrita y dirigida (es otro decir) por Carlos Bolado, es la versión nacional de la exitosa comedia “3 idiots” (que no he visto) estrenada en 2009 en la India, con una historia similar: 2 jóvenes de veintitantos buscan a un tercer compañero de la universidad, de quien no saben nada desde el día de la graduación, algunos años atrás. En “3 idiotas”, mientras viajan del DF al pueblo donde piensan que lo encontrarán, van recordando cómo lo conocieron y todas las travesuras que hicieron juntos en la escuela de Ingeniería. Igualmente, tratan de entender por qué su amigo desapareció sin dejar rastro.

La película, encabezada lamentablemente en más de una forma por la actriz Martha Higareda (ella también produjo y coescribió el guión) es un desastre. Aunque supuestamente estamos viendo recuerdos de los 4 años que los personajes estuvieron en la universidad, nunca se nota que pase el tiempo ni sabemos en qué semestre están en cada momento dado: personajes que ya se habían conocido, luego parecen estarse presentando nuevamente, o bien, siempre parecen estar a punto de graduarse. Todos son caricaturas mal hechas de estudiantes relajientos, populares o nerds, y los dos ignorantes y autoritarios maestros que aparecen son a su vez insultos a la profesión. La propia “Escuela de Ingeniería” (otro decir, con locaciones en el Tec de Monterrey, nada menos) es tan aberrante que es difícil imaginar cómo alguien dio el permiso de usar el respetado nombre del Tec. Bueno, ya de plano cuando los intentos por hacer reír al público fallan una y otra vez, se recurre al humor de kínder sin ningún uso argumental: el estudiante pedorro.

Pedorros son también los motivos que finalmente presenta “3 idiotas” para la desaparición del amigo largamente buscado. Como pedorros son los “inventos” que aparentemente intenta presumir la película en busca de algo de legitimidad (¿una cápsula que se traga para transmitir los signos vitales del paciente y, aunque usted no lo crea, curar “el cáncer”?). Y pedorra la mal utilizada estructura de la comedia romántica entre los personajes de Higareda y Alfonso Dosal, quienes, sospecho, podrían hacer exitosamente una verdadera comedia romántica si se toparan con una en el futuro. Pero no aquí. Una estupidez, una pesadilla.

9 comentarios:

Pablo Villalobos dijo...

Yo opino lo mismo. Aunque yo sí ví la versión india y disfruté del número musical intermedio del zoobi doobi (los multitudinarios números es lo que más me gusta de las películas de ese país), no hay ningún punto de comparación.

Desde el inicio la idea es mala.

En México TIENE que haber escritores QUE PUEDAN hacer una historia original. No entiendo como para qué se andan fusilando cosas de otras partes. ¿Será que creen que la fórmula de NO MANCHES FRIDA se puede repetir y repetir con éxito mientras Higadita Mareda meta su manita en todo? ¿Será que ella cree poder dar el ancho en la edad y seguir haciendo seudo comedias estudiantiles?

Podría haber dejado pasar muchas cosas por alto, pero lo que sí hasta la fecha no soporto, y lamentablemente veo mucho en todo tipo de películas hasta infantiles, son los pedos, o los pedorros, y aquí se pasan!

Joel Meza dijo...

Deja tú escritores con historias originales, Pablo: simplemente escritores capaces de escribir guiones coherentes, adaptados o no. De que los hay, los hay, pero dónde están...

Antonio Cruz dijo...

Totalmente de acuerdo! Y dónde se puede ver la versión original?

Pablo Villalobos dijo...

Por lo menos Fidecine no tiró todo su dinero, pues durante los créditos de salida presentaron algunos jóvenes que pensando como "idiotas" salieron de lo convencional con proyectos de reciclaje y cosas así. De todas formas, no obsta para que conste e igual, si querían promover un mensaje positivo de superación, lo pudieron haber logrado con algo original...

Referente a la película india, está por todas partes, Amazon, Dailymotion, etc. es cosa de googlear y ahí aparecen varias opciones. ¡Que la disfruten!

Joel Meza dijo...

Antonio, no se me había ocurrido buscarla y veo que hay varias copias en YouTube. Salud.

Joel Meza dijo...

Pablo, sí alacnacé a ver uno de de los créditos a unos niños inventores que hace de alumnos en la escuela rural al final de la película, pero eso ya no es parte de la historia. Me dispongo a ver la original india, tengo entendido que los inventos que hacen los personajes en esa son inventos de ingenieros indios verdaderos, supongo que en la mexicana intentaron hacer algo similar pero hasta los créditos finales. En todo caso, yo ya no tuve paciencia para quedarme a los créditos, sólo ví el de los dos niños y me salí.

Pablo Villalobos dijo...

OK: Ahorita que dijiste YouTube yo también fui y al parecer anda otra versión india de 2015, que dura dos horas y media. La de 2009 dura casi tres. Al parecer la idea se va diluyendo hacia la nada en el refrito del refrito del refrito.

Joel Meza dijo...

Pablo, ya me pude dar el tiempo de verla (la versión de 2 hr 50 min), subtitulada al Español. Muy buena copia y la película, muy buena también. Divertida, emotiva y sobre todo, coherente con sus propuestas. Ahora me doy cuenta de una de las razones por las que la mexicana no funciona: cambiaron o de plano eliminaron motivaciones de los personajes, desde la razón por la que Rancho/Pancho desapareció, hasta los pedos (literales) de su némesis (olvidé el nombre).
Ahora me resulta difícil imaginar cómo los responsables de la mexicana, al ver la original, pensaron "claro que la podemos mejorar..."

Pablo Villalobos dijo...

Jajaja! Es que ni estaban pensando en eso! Estaban pensando en cuanto les iban a dar y con cuanto se iban a quedar y qué mentiras iban a argumentar para justificar su "proyecto positivo" y que al final la vaya a ver la gente o no, o si sea un éxito o no, ellos ya salieron bien librados! Perdón por tener tanta imaginación, pero qué más podría ser si nunca piensan en la calidad del producto terminado o en quienes va dirigido?

Que bueno que ya hay un punto de referencia. Yo acabo de ver la versión colombiana de NOSOTROS LOS NOBLES y me sigo preguntando porqué, señor, porqué!?