jueves, 23 de diciembre de 2010

TRON ***1/2

(EUA, 1982)
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Al Ingeniero Retamoza, el maestro que hace veintitantos años hizo posible que yo disfrutara TRON al máximo.Hace veintiocho años la casa Disney estrenó TRON, el primer largometraje en utilizar animación por computadora en una gran parte de las escenas (estimo que unas tres cuartas partes de la hora y media que dura). Steven Lisberger, quien escribió y dirigió, no sólo se contentó con usar dibujos y animación computarizada sino que mostró su devoción por esta tecnología, al contar una historia que ocurre nada menos que adentro de una computadora y es protagonizada por programas de cómputo. Tal vez en esta época, en 2010, ésto no tenga nada de particular. En 1982... bueno, básicamente nadie la entendió.

O casi nadie. A decir verdad, la historia no es nada del otro mundo. El director de un corporativo de tecnología se apropia de las creaciones de Flynn, el mejor programador de la compañía. Cuando Flynn quiere recuperar sus programas (juegos de video que la compañía vende como pan caliente), literalmente es atrapado por las computadoras y, desde adentro, "escaneado" por un rayo láser, tiene que enfrentarse a un malévolo Programa de Control Maestro, que es quien roba todo tipo de programas (juegos, programas de contabilidad, hojas de cálculo, etc.). Este mundo computarizado parodia al régimen totalitario de la extinta URSS, donde la libertad de acción, de pensamiento y hasta de religión (los programas "creen" en sus Usuarios -los humanos- y se refieren a ellos como si fueran deidades). Y por supuesto, Flynn es el típico rebelde estadounidense que se enfrenta al dictador para salvar a todo mundo. Qué quiere usted, vivíamos en la Guerra Fría.

Entonces, ¿por qué nadie la entendió? Bueno, creo que los problemas empiezan cuando los personajes, que son programas de cómputo, hablan entre sí de bits, puertos de E/S, ALUs, simuladores y otras lindezas. En 1982 poca gente estaba familiarizada con el uso de computadoras y mucha menos gente entendía cómo funcionan estos aparatos y sus programas. ¿Veintiocho años después, con las computadoras prácticamente como un electrodoméstico más, la entenderían los millones de usuarios en todo el mundo? Yo creo que no. La tecnología se ha movido en estas tres décadas desde TRON, hacia una mayor facilidad de uso, donde incluso no es necesario leer, mucho menos saber programar, sino simplemente seleccionar dibujitos para obtener lo que uno necesita de una computadora. Así que los detalles de TRON siguen siendo lengua extraña para cualquiera.

Entonces, si no se entiende, ¿vale la pena? Para mí, sí valió la pena en su momento y sigue valiendo la pena ahora que la he vuelto a ver en DVD. La inventiva de los dibujantes y animadores para crear ese mundo dentro de la computadora resultó tan emocionante como lo que La Guerra de las Galaxias nos había mostrado cinco años antes. TRON pisó terrenos nuevos para los cineastas y para los cinéfilos y eso era y sigue siendo digno de verse. La dirección de arte y los efectos especiales para mezclar actores con escenarios y utilería dibujados por computadora (mezcla realizada usando efectos fotográficos, no computarizados) nos muestra un mundo extraño donde todo es prácticamente monocromático, excepto por delgadas y coloridas líneas de luz neón sobre los trajes de los personajes (los malos de rojo, los buenos de azul), además de los espectaculares vehículos: tanques de guerra, torres de vigilancia móviles, mariposas electrónicas y, por supuesto, las motocicletas de luz. Tal vez la imagen más icónica de TRON sea la de estas motocicletas dejando tras de sí estelas de colores.

¿Otra razón para ver TRON? Un joven Jeff Bridges, encarnando al rebelde héroe humano que salva los programas "buenos" de los programas "malos". Y como buen rebelde, se brinca, literalmente, las trancas, enfrenta a los malos, empujando al líder a cumplir su destino y de paso, casi bajándole la novia, para luego dejarla ir en nombre de la causa (¿Casablanca, alguien dijo?).

Hace veintiocho años, decía, casi nadie entendió los MUCHOS detalles técnicos y la película pasó con más pena que gloria por la taquilla. Y cuando digo "casi", lo digo con conocimiento de causa. En ese tiempo su servidor, un adolescente preparatoriano, formaba parte de la primera (y pequeña) generación, en mi escuela, de estudiantes de Electrónica Digital (computadoras, pues) y tuve la suerte de ver TRON mientras aprendía sobre Arquitectura de Computadoras y Programación. Eramos unos 5 o 6 muchachos, pelando chicos ojotes en el cine, emocionados de entender por qué uno de los personajes sólo dice "SI" y "NO"; de saber de la importancia del puerto de E/S, las ALUs, los programas de control y del significado de los discos voladores. Nos reíamos también de varias incongruencias, como el que los programas se cargaran de energía, como si fueran lámparas de baterías. Volteando a la sala semivacía, podíamos ver cómo el resto del público simplemente parecía estar esperando a que volvieran a salir las motos de luz.

Supongo que ésa es la verdadera razón de que Disney haya hecho, tres décadas después, una segunda parte: por fin tenemos, de nuevo, las motos de luz. Y adivine usted quién va a estar en primera fila para verlas.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Oído al pasar: Una evaluación express de Sepultado.

***A CONTINUACION SE REVELA INFORMACION CLAVE DE "SEPULTADO"***

'orita vengo llegando del cine (de ver tardíamente, para fines de las discusiones en línea, Machete, de Robert Rodríguez) y al ir corriendo al baño, después de tomarme los dos litros de soda que tuvo a bien servirme la chamaca de la dulcería cuando le pedí "una soda grande" (pensando yo en proporciones humanas, por supuesto), alcancé a oir la siguiente conversación entre dos tipos que también entraban al baño en ese momento, recién salidos de otra sala:

***SIGUE SPOILER***









- "¿Entonces qué le pasó al bato?"
- "Se murió."
- "¿Pues qué no lo rescataron?"
- "No, rescataron al otro güey."
- "Pinche película..."

lunes, 13 de diciembre de 2010

Sepultado ***1/2

(Buried, España, EUA, Francia 2010) Clasificación México 'B-15', EUA 'R'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Esta película merece no tener ningún spoiler para ser más efectiva, así que, para describirla, sólo diré lo que se ve en el póster: un tipo enterrado vivo adentro de un cajón. Toda la hora y media que dura la película. Es decir, sólo vemos y oímos lo que ve él dentro del cajón y sólo lo vemos a él desde algunas tomas de "punto de vista" pero siempre desde adentro del cajón (con un par de licencias artísticas visuales pero, para fines prácticos, dentro del cajón).

¿Es buena? Así me lo parece. El director, el catalán Rodrigo Cortés, toma su planteamiento, lo desarrolla y resuelve de una manera muy ingeniosa, por así decirlo, para atrapar y mantener nuestra atención desde el primer minuto hasta el último. Confieso que entré al cine con escepticismo y la fui a ver más por morbo ("¿se sostendrá?"). Lo que me gustó, nuevamente por así decirlo, es que Cortés no se limitó a la obvia claustrofobia. Digo, la película hubiera durado cinco minutos. La historia, naturalmente de suspenso ("¿se le acabará el aire? ¿podrá salvarse? etc."), no tiene empacho en tocar prácticamente todos los miedos de las películas de suspenso clásicas y otras más, incluyendo el terror a la burocracia, de todos los que podría uno enfrentar estando enterrado vivo.

El enterrado, por cierto, Ryan Reynolds, muy efectivo en ponernos de su lado.

Finalmente, no puedo decir que la historia me gustó. De hecho, al final me dí cuenta que estaba (yo) temblando ligeramente. Lo que sí me gustó y mucho, fue la resuelta mano de Cortés para contar esta historia, apenas su segundo largometraje, que me hizo ya querer ver su primera película, Concursante.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Cuéntame una de vaqueros.

De todos los géneros de cine, no podría decir por qué me gustan los que me gustan. Excepto por "las de vaqueros". Una de mis caricaturas favoritas a fines de los '60s, principios de los '70s es la razón de que me emocione con persecuciones a caballo y duelos a balazos en pueblos en medio del desierto, por hombres de sombrero y ojos entrecerrados por el sol.Me entero hoy que Disney le ha encomendado a Gore Verbinski una nueva versión fílmica de El Llanero Solitario, con Johnnie Depp a la cabeza. Sólo puedo decir: HI-YO, SILVER!

viernes, 19 de noviembre de 2010

Harry Potter y las reliquias de la muerte, 1a. Parte (sí, así se llama)

A reservas de que más adelante trabaje en una reseña más en forma, a continuación mis impresiones de Harry Potter y las reliquias de la muerte, 1a. Parte, justo como las comenté con algunos amigos por correo electrónico a unas horas de haberla visto en estreno "mundial". Con agradecimientos especiales a Renee Alejandra, mi querida ahijada y guía particular en el mundo Potteriano. Por cierto, lo invito a leer mis reseñas de la primera, segunda y tercera.

(Transcribo la "conversación" de correo electrónico más o menos fielmente, resumiendo los comentarios de mis amigos, a quienes llamaremos colectivamente "Miguel"... está bien, pues: sólo fueron los comentarios de Miguel Fimbres - visiten su blog de vinos para que ya dejen el padre kino.)


YO: Anoche, cumpliendo mi amenaza, perdón, mis funciones de padrino, acompañé a mi ahijada de 16 años a ver el estreno de Harry Potter 7, a las 10:30 pm, con el sistema lleno de azúcar para no dormirme.
La película me pareció buena, con suficiente humor, acción y emociones fuertes para satisfacer a los seguidores de la serie.
Si no son seguidores de la serie, es una película perfectamente innecesaria. Excepto por un episodio completamente desligado de la trama, que es presentado en animación estilizada inspirada en sombras chinas. Pero ese solo episodio no vale la pena la sentada de dos horas cuarenta minutos. Ah, y Harry Potter sale bichi. Varias veces.

MIGUEL: Gracias por la advertencia, pero de todas maneras me la voy a tener que quemar ya que mi esposa es fan.

YO: Addendum: Además de perfectamente innecesaria (aunque, claro ¿qué película no lo es?), Harry Potter 7 carece completamente de valor (y significado) para quien no ha visto la serie. La última que yo ví, completa, fue la 3 (al momento de su estreno). Anoche antes de ir al cine ví la 6 en DVD e hice bien, porque de otro modo no hubiera sabido quiénes eran más de la mitad de los personajes ni qué diablos se supone que traen contra o con Harry Potter.

MIGUEL: Mándame un diagrama de flujo, ¿no?

YO: 'tá fácil.
1. Voldemort (el malo) y Harry Potter (el bueno) se quieren matar mutuamente.
2. Todos los amigos de Harry Potter quieren matar a Voldemort.
3. Todos los amigos de Voldemort quieren matar a Harry Potter.
4. Ron (el pelirrojo) y Hermione (la muchacha) son amigos de Harry Potter.
5. Ron y Hermione quieren algo más entre ellos que lo que la clasificación de la película permite.
6. Harry quiere ser cuñado de Ron, pero le pone más atención a éste que a la pelirroja y dispuesta hermana.
7. Se supone que todos son magos, pero igual podrían ser abogados o contadores públicos. Sus broncas mutuas no tienen ninguna consecuencia para el mundo.

Creo que es todo lo que necesitas saber para no perderte.

MIGUEL: Huelo un post al respecto...

YO: Debe ser esa nueva función de Gmail... Smell-o-rama...

jueves, 18 de noviembre de 2010

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban ***1/2

(Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, EUA 2004) Clasificación ‘B’
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Dicen que las comparaciones son odiosas y aquí va la mía: ésta es la primera película de Harry Potter que disfruto verdaderamente. La historia, como en las dos anteriores, vuelve a ser lo suficientemente interesante para mantener la atención del público por más de dos horas y la estructura es básicamente la misma. Harry vuelve a ser miserable durante las vacaciones escolares en casa de sus tíos, para luego volver a Hogwarts, la escuela de hechiceros, donde, a la manera de James Bond, recibirá un resumen del nuevo misterio por resolver, al lado de sus inseparables amigos Hermione y Ron. A saber, un terrible mago, prisionero en la cárcel de Azkaban desde hace 15 años, se ha escapado. El que el fugitivo esté ligado a Voldemort, enemigo mortal de Harry, y que el joven mago esté en grave peligro, no es sorpresa, preparados como estamos por las dos películas anteriores.

Lo que hace más disfrutable este nuevo episodio de Harry Potter, es la narrativa y estilo visual elegidos por su director, el mexicano Alfonso Cuarón, fresquecito de su paseo por los Oscares con el guión de Y tu mamá también (México/EUA, 2001). Cuarón se estrena en la serie, después de que el director norteamericano Chris Columbus nos recetara las adaptaciones de las primeras dos novelas, en sendas películas que básicamente no querían dejar ninguna página sin filmar en aras de complacer a los millones de seguidores de las novelas en todo el mundo. El resultado, para el resto de nosotros, fueron dos larguísimas cintas llenas de detalles que, aunque curiosos y entretenidos, realmente no aportaban nada a la trama principal y, por lo tanto, terminaban por aburrir. Alfonso Cuarón, de la mano del guionista Steven Kloves, quien también escribiera las adaptaciones para las dos primeras aventuras fílmicas de Harry, se centra, más o menos de forma constante, en una sola idea, la amenaza del fugitivo de Azkaban y sus consecuencias en la vida en Hogwarts. Sin tanta presión, la historia se sucede en escenas episódicas más relajadas que en las dos cintas anteriores, y Cuarón, a diferencia de Columbus, se da el tiempo de crear un ambiente tangible para Hogwarts y sus alrededores que, aunque conservan las líneas básicas del diseño de producción anterior, en esta ocasión han sufrido cambios notables para mejorar. Por primera vez siento que no me perdería en un paseo por la escuela y sus alrededores, además de bellos, se sienten reales. Elementos como el juego de quidditch y las distintas sesiones escolares vuelven a aparecer, ahora en función de la trama principal y no como un agregado espectacular pero inútil.

El reparto principal es básicamente el mismo, tres años después, con Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint en los roles principales. El irlandés Michael Gambon reemplaza al fallecido Richard Harris como Dumbledore y repiten Maggie Smith, Robbie Coltrane y Alan Rickman, que hace las delicias de todos como el antipático profesor Snape. Siguiendo la tradición, los nuevos profesores este año son interpretados por lo mejor de la escena y pantallas británicas. Toca el turno a Emma Thompson como una distraída pitonisa y a David Thewlis como un amable y enigmático mentor para Harry. Timothy Spall aparece, literalmente, robando la atención sobre Gary Oldman, el peligroso fugitivo de Azkaban. Y entre tanta atmósfera, diversión e intriga, a ratos uno piensa que a Cuarón se le olvidó llamar a escena a Oldman, junto con la trama principal del peligroso prisionero, pero las ideas se cierran perfectamente y Harry queda listo para su siguiente aventura. Y esta vez sí quiero verla.
(Publicada originalmente el 6 de Junio de 2004 en La Voz de la Frontera.)

Harry Potter y la Cámara Secreta ***

(Harry Potter and the Chamber of Secrets, EUA 2002) Clasificación 'A'
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala


La espera ha terminado y el nuevo héroe favorito de todo niño y niña de doce años regresa a la pantalla, en una efectiva aventura de misterio que no pierde tiempo en presentaciones, gracias al éxito de la cinta anterior, Harry Potter y la Piedra Filosofal, dirigida también por Chris Columbus y escrita por Steven Kloves a partir de las novelas homónimas de la señora Rowling.

Ha pasado un año y Harry y sus amigos, junto con el resto de sus condiscípulos de Hogwarts, han crecido como niños normales en apariencia, pero con el secreto de que al inicio de su nuevo año escolar regresan a la afamada escuela de hechicería para continuar su aprendizaje, no sin varios obstáculos para Harry, empezando en la casa de sus tíos y continuando en el viaje a la escuela, esta vez acompañado en sus pesares por Ron. Una vez ahí, después de la ya acostumbrada reprimenda por el profesor Dumbledore, Harry y Ron se reúnen con Hermione para resolver el misterio en turno: la Cámara Secreta.

De acuerdo al plan de filmación de Columbus, todo el reparto principal de Harry Potter y la Piedra Filosofal está de regreso, encabezados por Daniel Radcliffe como Harry y Rupert Grint como Ron. Ambos un poco más estirados y con las voces a veces más graves y a veces totalmente fuera de control, justo como lo marca su entrada a la adolescencia, lo que concuerda perfectamente con la edad de sus personajes. Emma Watson repite en el papel de Hermione, la inteligente amiga de Harry, y ella también empieza a despuntar como una atractiva jovencita, lo cual es aprovechado un par de veces para apenas dibujar algunos momentos de leve tensión, propia de la edad, entre el trío dinámico. Al profesorado de Hogwarts, con el finado Richard Harris en su última actuación como Dumbledore, Maggie Smith, Alan Rickman y Robbie Coltrane, se ha sumado la presencia del genial actor y director Kenneth Branagh, interpretando a uno de los nuevos profesores, un hiperfamoso mago que prefiere firmar autógrafos a demostrar sus habilidades. Otra adición es Miriam Margolyes, la profesora Sprout, encargada de explicar a los niños las divertidas y peligrosas características de las mandrágoras. Además, en esta ocasión podemos conocer, en secuencias bastante dinámicas, a la familia de Ron y al papá del odioso Draco Malfoy (Tom Felton), interpretado por Jason Isaacs, el agente Devlin de El Smoking, aprovechando la también odiosa personalidad de papá Malfoy para sobreactuar de una forma deliciosa.

En este respecto, y por ser una historia totalmente de fantasía, el trabajo de los actores veteranos brilla por el gusto con que asumen sus excéntricos papeles. Para muestra, véase la escena de la clase de duelo que conjuntamente imparten Alan Rickman y Kenneth Branagh a los estudiantes. Sólo excelentes actores pueden saber la medida de la exageración, para conseguir interés y diversión en el público, sin verse fuera de lugar entre el resto del juvenil reparto. Sin duda Rickman y Branagh saben su negocio.

Columbus no se ha arriesgado y justo como en la Piedra Filosofal, ha apostado a una adaptación extremadamente fiel a la novela, que da como resultado una proyección de dos horas con cuarenta minutos, conservando el mismo diseño de producción y poblando cada escena de refinados efectos especiales, para conseguir la extravagante y misteriosa atmósfera de Hogwarts y su bosque aledaño que nos presentara en la primera cinta. Si bien las secuencias de acción son más emocionantes y extendidas que en la película anterior, todo el relato puede terminar por cansar a los niños más pequeños y a los adultos. Recordemos que los libros de la señora Rowling son totalmente dirigidos a un público infantil que se puede enfrascar por sí mismo en su lectura, y las propuestas cinematográficas de Columbus replican exactamente la experiencia. Así que si las novelas no lo han cautivado, y no tiene pequeños a quienes acompañar al cine, tal vez no la disfrute tanto y hasta le parezca exagerado el tiempo en pantalla. Especialmente si ha tomado una soda grande mientras ve la película. Créamelo.
(Publicada originalmente el 4 de Diciembre de 2002 en La Voz de la Frontera.)

Harry Potter y la Piedra Filosofal ***1/2

(Harry Potter and the Sorcerer’s Stone, EUA 2001) Clasificación ‘A’
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Generalmente las películas basadas en novelas exitosas sufren de la inevitable comparación del público: “el libro estuvo mejor”. Harry Potter y la Piedra Filosofal, sorprendentemente, muestra que su director Chris Columbus y su equipo hicieron la tarea y se sentaron verdaderamente a leerlo. La adaptación, a cargo de Steven Kloves (quien también entregara, a partir de una novela, la inspirada Wonder boys, EU 2000, rebautizada en México como Loco fin de semana en este 2001), explota con muy buenos resultados la riqueza de los personajes y situaciones creados por la -ahora legendaria- señora Rowling, en una historia donde lo sobrenatural es norma y la magia es ley.

Lo confieso: fui a ver Harry Potter y la Piedra Filosofal sin haber leído la novela homónima, y por lo tanto sabiendo absolutamente nada acerca del personaje. Además, no me entusiasmó mucho enterarme de que la cinta, enfocada principalmente al público infantil de entre los 7 y 12 años, dura 142 minutos. Como decía Buñuel (palabras más, palabras menos): nadie tiene derecho a quitarle a nadie más de hora y media para contarle una historia. Y menos cuando quien lo hace es Columbus, muy lejos ya de sus exitosas Mi pobre angelito (EU ‘90) -y su no tan lograda secuela en ‘92- y Papá por siempre (EU ‘93, donde Robin Williams se convertía en una dulce y graciosísima niñera inglesa).

La verdad sea dicha, Columbus no ha vuelto a presentar un producto realmente efectivo desde las dos ya mencionadas. O por lo menos no lo había hecho, hasta que “descubrió” a Harry Potter. El reto y el riesgo eran muy grandes: dar vida a las aventuras de un pequeño mago de 11 años, conocidas y seguidas por millones de admiradores alrededor del mundo, desde que en 1997 apareció la primera novela de la serie. En consecuencia, las expectativas creadas en el público por el aparato mercadológico, se ven multiplicadas por los deseos de los lectores, que en su mente ya han dado forma a personajes y lugares mágicos, incluso mucho antes de haber visto los primeros cortos a inicios de este año.

Las emociones resultantes se deben no sólo a los impresionantes efectos especiales utilizados para hacer realidad las maravillas descritas en el papel. Aquí, Harry y sus amigos dependen más de su inteligencia, valor y buen corazón para salir airosos, que de cualquier movimiento de sus varitas. Por ejemplo, está la escena de la dramática batalla en un tablero gigante de ajedrez, donde Harry, junto con otros dos pequeños hechiceros, literalmente se la juega, enfrascándose en una feroz partida en que la magia nada puede hacer contra las milenarias reglas. Las piezas, de tamaño natural, me remiten a los ídolos, también pétreos, que espada en mano “amenazaban” por fracciones de segundo a Lara Croft este verano en Tombraider (EU 2001), para ser despedazados instantáneamente de un balazo, sin mayores consecuencias: efectos visuales como fin único. Aquí Columbus hace crecer la tensión, al dejar muy en claro que la suerte de Harry y sus amigos está ligada a su habilidad en el tablero, pero aún más a su valentía y arrojo. Realmente nos convencemos de que una jugada equivocada puede ser fatal.

Después de salir del cine, no necesariamente convertido, pero sí con la suficiente curiosidad, conseguí la novela de marras e inicié su lectura. Al momento de escribir esta reseña y después de haber leído de un tirón los primeros tres capítulos (y hojear rápidamente pasajes salteados), casi puedo asegurar que cada escena parece corresponder a las páginas de donde sale. De más está mencionar ahora los otros elementos que la hacen exitosa (grandes y veteranos actores británicos, niños simpáticos, diseño de arte efectivo para dar pie a la irreal atmósfera, etc.): el libro está en la pantalla.

Quienes lo hayan leído antes tendrán, seguramente, una mejor opinión. Mientras tanto, revivo, capítulo tras capítulo, la aventura. Afortunadamente para mí, al terminar me esperan, no sólo en las letras, sino también en cine, el año entrante, las sorpresas de la segunda parte (Harry Potter y la Cámara de los Secretos). ¿Estaremos ante una nueva franquicia hollywoodense? ¿James Bond para niños? Es hora de sacar la mágica bola de cristal.
(Publicada originalmente en La Voz de la Frontera, el 28 de Noviembre de 2001.)

jueves, 28 de octubre de 2010

Viernes de radio: ¡Asústame, panteón!

Hoy toca. Estaremos en el programa "El Despertador" para platicar un poco de cine. Usted puede oírnos, si está en Mexicali, Baja California, por Stereo Vida 104.9 FM. O bien, por internet aquí y acá, en punto de las 8:30 am, Hora del Pacífico (El Despertador se transmite de 8:00 a 10:00 am Hora del Pacífico).

Continuaremos con el tema del mes: cine de terror. Ya hemos comentado cómo me preparé para mi boda con El Amanecer de los Muertos (Snyder, EUA 2004), descansé la cena con Está Dentro de Tí (Wlkins, EUA 2008) y me puse una mosqueada de hora y media con Actividad Paranormal (Peli, EUA 2007 -estrenada en 2009).

Bueno, pues aprovechando que acabo de ver El Escritor Fantasma, la más reciente gran película de suspenso del maestro Roman Polanski, cerraremos Octubre con otra película para poner los pelos de punta: El Bebé de Rosemary, un clásico del terror desde 1968. En ambas, Polanski nos va introduciendo poco a poco, junto con los repectivos protagonistas, en un mundo desconocido que a la vez resulta fascinante y repulsivo y nos lleva más allá de lo esperado. Mis reseñas de ambas, este fin de semana.

jueves, 21 de octubre de 2010

Viernes de radio: Ojos que no ven...

Seguimos los viernes en radio con Ricardo Gómez, en el programa "El Despertador" para platicar un poco de cine. Usted puede oírnos, si está en Mexicali, Baja California, por Stereo Vida 104.9 FM. O bien, por internet aquí y acá, en punto de las 8:30 am, Hora del Pacífico (El Despertador se transmite de 8:00 a 10:00 am Hora del Pacífico).

En vista de la cuenta regresiva para halloween con los vecinos del norte y que de más de una manera se filtra a México, me he entretenido recordando o viendo por primera vez algunas películas de terror, para compartir aquí. Y como los estrenos de este tipo no pueden faltar durante Octubre, este viernes tenemos en cartelera, tanto en nuestro país como al otro lado, "Actividad Paranormal 2". Eventualmente la veré y probablemente comparta mis impresiones. Mientras tanto, pásele a leer cómo me aburrí soberanamente con "Actividad Paranormal", una película que le apuesta al terror que puede inducir en su público sin mostrar realmente nada. En mi caso y al menos con Actividad Paranormal... ojos que no ven, corazón que no siente.

martes, 5 de octubre de 2010

¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!!! / II: ¡@$^%@!!!

Me gustó (y escribí sobre) El Amanecer de los Muertos de Zack Snyder. La ví la noche antes de mi boda. Sudé frío, me reí de lo lindo y pegué varios brincos. Y en la película también.

Después, Zack Snyder fue e hizo 300. Qué cosa. Una pérdida de tiempo en el cine. Luego, con el estreno de Watchmen, leí las críticas y no hubo nada que me alentara a verla. Sigo sin verla aún.

Y esta semana se anuncia que Snyder dirigirá la nueva versión de Superman. No quiero ni imaginar...
(Sí, allá atrás de los pectorales del griego está Superman.)


O tal vez...(El Superpene.)

No me queda más que volver a visitar el único sitio verdaderamente útil en internet (prenda las bocinas):
http://www.nooooooooooooooo.com/
(Haga click en la liga anterior y presione el botón azul.)

jueves, 30 de septiembre de 2010

Viernes de radio: Tony Curtis.

Como todos los viernes del último mes y como dijera Germán Dehesa, hoy toca y estaré nuevamente con Ricardo Gómez, en el programa de radio "El Despertador" para platicar un poco de cine. Usted puede oírnos, si está en Mexicali, Baja California, por Stereo Vida 104.9 FM. O bien, por internet aquí y acá, en punto de las 8:30 am, Hora del Pacífico (El Despertador se transmite de 8:00 a 10:00 am Hora del Pacífico).

Pues sí, como dicen, se está muriendo gente que antes no se moría y este 30 de septiembre le tocó el turno a Tony Curtis, que se nos adelantó a los 85 años. Hoy lo recordaremos en un divertidísimo papel, en una de las mejores comedias de la historia del cine, Una Eva y Dos Adanes (Some Like It Hot, dirigida por Billy Wilder, EUA 1959). Acompañan a Curtis, nada menos que Jack Lemmon y la despampanante Marilyn Monroe.

Curtis y Lemmon son Joe y Jerry, dos músicos de Chicago que, en plena década de los '20s del siglo pasado, por accidente son testigos de una masacre llevada a cabo por la mafia. Para escapar de una muerte segura, Joe y Jerry se ven forzados a convertirse en Josephine y Daphne, dos "señoritas" que son contratadas por una orquesta de mujeres para tocar en un hotel de playa. Ahí, Josephine/Joe verá una y otra vez frustrados sus intentos de enamorar a Sugar (la hermosa Marilyn), mientras que Daphne/Jerry buscará por todos los medios quitarse de encima a un obstinado millonario que se ha enamorado de la "bella" contrabajista.

Wilder combina exitosamente un vistazo al reinado del crimen durante la década de los '20s en los EUA, con los problemas de la gente para encontrar trabajo, contrastando con la opulencia de los centros vacacionales para millonarios. Todo en una ligera pero rápida comedia que se apoya en el trasvestismo y los consiguientes enredos, sin mayor afán que el hacer reír. El objetivo aquí no es la crítica ni el análisis social. Los elementos que se toman prestados de la realidad únicamente sirven como marco para una comedia desenfrenada que se extiende a lo largo de dos horas y culmina con uno de los diálogos más graciosos que he oído en una película.

Para los caballeros (que las preferimos rubias) está la presencia de Marilyn Monroe, pero las damas seguramente suspirarán por Tony Curtis. Claro, cuando aparece como Joe, no Josephine. Por lo pronto, aquí una probadita de Una Eva y Dos Adanes. Note cómo Wilder, utilizando sólo la luz de un reflector, consigue unas imágenes increíblemente sugestivas de Monroe pero, fiel al ritmo que le imprime a su comedia, intercala la discusión de Curtis y Lemmon, disfrazados de Josephine y Daphne.Una Eva y Dos Adanes está disponible en DVD R1 y R4 en videoclubes y tiendas especializadas y cualquier amante del cine y de la buena comedia se merece verla al menos una vez en la vida. Al menos.

martes, 28 de septiembre de 2010

¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!!!

Confirmado: a George Lucas se le ha secado el cerebro.

Con el anuncio, esta semana, del próximo estreno en 2012 de Star Wars: Episodio I en 3D, no nos queda más que visitar el único sitio útil en internet hoy en día:
http://www.nooooooooooooooo.com/
(Haga click en la liga anterior y presione el botón azul.)

viernes, 17 de septiembre de 2010

Viernes de radio: Al cine y al DVD.

Este viernes (hoy toca) estaré nuevamente con Ricardo Gómez, en el programa de radio "El Despertador" y platicaremos un poco de cine. Usted puede oírnos, si está en Mexicali, Baja California, por Estéreo Vida 104.9 FM. O bien, por internet aquí y acá, en punto de las 8:30 am, Hora del Pacífico (El Despertador se transmite de 8:00 a 10:00 am).

Hoy platicaremos de una película que tiene algunas semanas en las carteleras mexicanas y recién se estrena en Mexicali:

Amor por Contrato (EUA, 2009) - Demi Moore y David Duchovny como un atractivo matrimonio adinerado que, junto con sus igualmente atractivos hijos adolescentes, son un comercial viviente. Sus vecinos y amigos los admiran o envidian al grado de copiarles hasta la marca de papel de baño. Escrita y dirigida por el hasta ahora director de comerciales Derrick Borte, el melodrama entre Duchovny y Moore le gana a lo que pudo ser una muy buena sátira a la sociedad de consumo. Por otro lado, Demi Moore rescata un poquito su maldición de que a medida que se pone más buena, sus películas son más malas. El mérito de que la película se deje ver es de Duchovny, pero se merece películas más valientes que ésta, definitivamente.

- También se estrenó Hidalgo, Pudor y Lágrimas (Hidalgo, La historia jamás contada), de Antonio Serrano, pero mejor espero las críticas o de perdida que alguien la vea y la recomiende, porque el récord de bateo de Serrano en mi cuenta es de 0.0. Ni Sexo, Pudor y Lágrimas, ni La Hija del Caníbal. Hija de su madre, mejor dicho. Fuchi.

Y en cuanto a cine en DVD, ni modo: Ahogado el niño, se tapa el pozo, o mejor dicho, muerto el director, buscamos sus películas...

Este hombre debe morir. Del legendario director francés fallecido esta semana, Claude Chabrol. Realizada en 1969, es una joya del suspenso basado, más que en acción frenética, en el desarrollo de personajes y la atención a los detalles que van haciendo la vida, a diferencia de las corretizas y balaceras que han poblado el género del suspenso en Hollywood desde que el maestro Hitchcock nos dejó. Aquí, un hombre busca al asesino de su pequeño hijo ("Este hombre debe morir. No sé su nombre, su dirección, ni cómo es, pero lo encontraré, me ganaré su confianza y finalmente lo mataré"). En la búsqueda del asesino, Chabrol nos demuestra que la venganza es un plato que se sirve mejor... con pato al horno.

Chabrol hizo más de 50 películas, con una consistencia en cuanto a temas (misterio y suspenso) y una excelencia que hacen un pecado no conocer su obra, como en mi caso. Lo bueno es que ya empecé a expiar ese pecado y aquí daré cuenta de ello.

jueves, 16 de septiembre de 2010

La Hija del Caníbal *

(México/España 2003) Clasificación ‘B15’
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

La hija del caníbal no es una comedia. Ni tragedia, ni drama ni melodrama. La esperada segunda cinta de Antonio Serrano es simplemente un mal ejercicio de técnica por parte del creador telenovelero de la malona Sexo, pudor y lágrimas, el trancazo taquillero de 1999 (los ingresos en boletaje no necesariamente son indicadores de que una película sea buena, pero usted me entiende).

Serrano escribe y dirige (es un decir) a partir de la novela homónima de Rosa Montero, que no he leído, pero supongo debe tratar sobre el crecimiento personal de Lucía, el personaje de Cecilia Roth, una escritora que miente acerca de los colores de su pelo y su reducido departamento. Al esfumarse su marido en un 28, o un 30 de diciembre, porque, huy, nos ha mentido desde el principio, según confiesa en la redundante narración que se encima a la acción, a Lucía le aparecen dos enamorados, uno viejo, el español Carlos Alvarez y uno joven, el galán evidentemente televisivo Kuno Bécker. Ambos le ayudan a localizar al desaparecido, ahora probable víctima de guerrilleros secuestradores. Lucía nos cuenta que hace tiempo “que no siento nada al hacerlo contigo”, por lo que el crimen no le afecta como pudiera esperarse y corresponde (más o menos) a los lances de El abuelo y yo, con su Mirada de mujer, claro que Todo por amor.

Por lo menos Sexo, pudor y lágrimas hacía reír fuertemente a su público con situaciones “audaces”, algo nuevo en comedias mexicanas urbanas. En La hija del caníbal los conflictos sicológicos y sexuales son tibios y forzados, más propios de las telenovelas que Argos (la compañía de Serrano) ha producido para Azteca; y el humor se reduce a corretizas capulinescas por media ciudad. Serrano agrega a su capirotada elementos de road movie al estilo de Y tu mamá también, con todo y serenata grupera para triángulo amoroso, así como falso cine de denuncia con corrupción y mafia inofensivas. El recurso de la narradora mentirosa sólo sirve para cambiar peinados y decoración, lo que nos deja una historia plana y falta de ingenio de principio a fin. Vaya, hasta el enigmático título es inútil; igual se pudo haber llamado Súbete a mi moto, Kuno el violinista (en el tejado) o La de la mochila azul.

sábado, 11 de septiembre de 2010

No todo lo que brilla...

¿Cuántas veces, estimado lector, se ha dejado usted llevar por lo visto en los anuncios de una película, para sufrir una fuerte decepción en el cine? Sí, quienes producen "los cortos" de cine son expertos en emocionarnos al máximo, reeditando escenas clave de las películas en cuestión para asegurar un éxito en taquilla. Si no, juzgue usted con los cortos de estos dos clásicos:

Las destruibuidoras de cine/VIII: Cuando las carteleras nos alcancen

Esta semana no tuvimos estrenos en cartelera de los que valiera la pena hablar el viernes, de 8:30 a 8:35 am (Hora del Pacífico) en el programa de radio "El Despertador con Ricardo Gómez" (que usted puede oir de lunes a viernes en Estéreo Vida 104.9 FM, en Mexicali, Baja California, o bien, por internet aquí y acá) pero eso no fue obstáculo para que platicáramos sobre el probable próximo estreno (fuera de la Ciudad de México, es decir) de El Infierno, del director Luis Estrada.

O mejor dicho, platicamos de La Ley de Herodes (1999) y Un Mundo Maravilloso (2006), donde Estrada, al igual que en El Infierno, echa mano de la comedia para criticar al sistema mexicano. Las tres protagonizadas por Damián Alcázar, las tres exponiendo la corrupción de nuestra sociedad, las tres mal vistas por una parte del público y bien por la otra. Ya veremos El Infierno y lo comentaremos aquí en su oportunidad. Por lo pronto, los invito a leer (y participar, si gusta) en esta discusión que teníamos en días pasados en el sitio de Diezmartínez, a propósito de la crítica de Carlos Bonfil (de La Jornada), precisamente a El Infierno.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Conozca la cabeza de Juan Pérez **1/2

(México, 2008) Clasificación México 'B-15'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala
Tuvieron que pasar varios años para que la ópera prima de Emilio Portes, tan comentada en el festival de Guadalajara 2008, llegara a nuestras pantallas. O al menos a mi pantalla de tele, ya que nunca se exhibió en el rancho y afortunadamente los videoclubes locales por fin la estrenaron en sus catálogos. Una vez más pienso que el modelo de distribución de cine nacional la anda regando feo, sobre todo con películas tan dirigidas al gran público como ésta.

Silverio Palacios, ese actor chaparrito famoso por sus papeles de apoyo en películas como Matando Cabos, aquí es un mago de circo tercermundista, en una historia contada por su cabeza, que acaba de ser cortada por una guillotina en un acto que falló. Pásele a oír albures y malas palabras cada tercer frase; no se quede sin ver a los payasos viciosos, las flacas contorsionistas, los perritos amaestrados y (sin ninguna relación con los animalitos) a judiciales de primer mundo. Fantasía pura, pues.

Emilio Portes escribió y dirigió una película que durante los primeros 45 minutos me hizo reir mucho a base de comedia desmadrosa pero... de tanto relajo que quiere echar, termina siendo un desmadre. Esta es mi única pega: le sobra completamente una de las historias y un molesto personaje dizque muy misterioso pero que está presentado y actuado con las patas, casi casi metido para que la película se convirtiera en largometraje y que, en vista del material de chantajes entre nacos (ojo: dije nacos, no narcos) que presenta Portes, me hace sospechar que algo feo le ha de saber el "actor" que representa a ese personaje misteriosón que pronuncia las erres como francés pero no esconde su origen chilango. Mucho mejor, definitivamente, la propia cabeza de Silverio Palacios, su esposa, la guapota Dolores Heredia, el cuarteto de payasos teporochos y hasta los japoneses que la hacen de chinos (-"terlcela iamala" -"¿qué dijo???").

Ojalá que Emilio Portes escriba y dirija pronto una segunda comedia desmadrosa. Tengo años esperando que alguien rescate esa tradición del albur, las palabrotas y la sexicomedia para la pantalla grande. Sólo una cosa: a diferencia de ésta, que deje fuera lo que le sobra. Que no la chingue, pues.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Viernes de radio: Un par de óperas primas en DVD

Estimado lector, si usted quiere ser también estimado radioescucha, lo espero este viernes en la sección de cine de "El Despertador con Ricardo Gómez", transmitido por Estéreo Vida 104.9 FM, desde Mexicali, Baja California, México, o por internet haciendo click aquí o acá, de 8:30 a 8:35 am, Hora del Pacífico (GMT-08:00). El programa completo, por supuesto, se transmite de 8:00 a 10:00 am, Hora del Pacífico. (No hay grabación que se pueda publicar en este blog, así que: "¡Mamá, prende la grabadora!")

Esta semana hablaremos de dos óperas primas mexicanas recientes que lamentablemente no todos vimos en cine, por falta de distribución en una buena parte del país. Afortunadamente ambas están disponibles en Región 4 en cualquier videoclub o en tiendas especializadas: Conozca la Cabeza de Juan Pérez del editor vuelto director Emilio Portes (mi reseña aquí mismo) y 5 Días sin Nora de Mariana Chenillo (mi reseña completa aquí). Ambas son comedias y ambas bastante visibles.

Tal vez usted querrá recordar a Germán Dehesa este viernes. Bueno, busque Cilantro y Perejil, esa comedia romántica de 1995 con Arcelia Ramírez y Demián Bichir; aquí podrá disfrutar del singular humor de Dehesa, en su propia voz. Lo extrañaremos en su columna diaria pero lo llevaremos en el corazón. Hoy, por cierto, toca.

Además, ¿QUE TAL DURMIO?
Usted ya sabe quién.

jueves, 26 de agosto de 2010

Aún no han escuchado nada...

Un programa para gente de mente.
Si usted tiene curiosidad por oír al autor de Joel vs. Los Monstruos y comprobar que tal vez lo mejor es que se limite, si acaso, a escribir, no se pierda este viernes la sección de cine en el programa "El Despertador con Ricardo Gómez", transmitido por Estéreo Vida 104.9 FM, desde Mexicali, Baja California, México.

O bien, puede escucharlo por internet aquí y acá.

El segmento de cine es breve, cinco minutos a partir de las 8:30 am, Hora del Pacífico (GMT-08:00). De lo bueno, poco, dicen (quién, no sé). Por supuesto, es usted más que bienvenido a escuchar al buen Ricardo Gómez en el programa completo, de 8:00 a 10:00 am, Hora del Pacífico.

Esta semana, ante la aridez de las carteleras nacionales, platicaremos sobre cine en DVD, de mi lista de lo mejor de 2008 y 2009, por si usted quiere rentar este fin de semana:

Los Ladrones Viejos. (México, 2007) Estrenada en 2008, dirigida por Everardo González. Una joya de estructura. Empezamos con un grupo de prisioneros sinvergüenzas confesando, alardeando incluso sobre el hecho de ser rateros. Perdón, ladrones. Terminamos con un grupo de mexicanos, policías incluidos, que lo único que lamentan es que los hayan atrapado.

Y siguiendo con los espejos en que nos podemos ver como país:


El Traspatio. (México, 2009) Carlos Carrera es tal vez el mejor director mexicano en activo, que se dedica a los temas nacionales. Pero dejemos de lado la etiqueta de 'cine mexicano': El Traspatio es una excelente película policiaca de suspenso, que usa como fondo el caso (o casos) de las muertas de Juárez, justo cuando empezaba a sonar en los medios nacionales e internacionales, hace casi 15 años. El guión de Sabina Berman toca todas las aristas de este terrible asunto: la sociedad fronteriza que crece con la migración nacional (es decir, trabajadores de maquiladoras) e internacional (empresarios extranjeros, principalmente), la corrupción de autoridades, asesinos seriales, imitadores de estos asesinos, violencia intrafamiliar y lo peor: la indiferencia de todos. La película nunca es moralista ni morbosa, siempre fiel a su premisa de suspenso policiaco, la primera de este género para Carrera, por cierto. Ana de la Reguera encabeza un excelente reparto de conocidos y desconocidos, donde ninguno da una sola nota falsa; otra de las firmas de Carlos Carrera, a diferencia de otras producciones mexicanas, que pecan de actuaciones generalmente disparejas.

lunes, 23 de agosto de 2010

Actividad Paranormal *

(Paranormal Activity, EUA 2007) Clasificación, México 'B-15', EUA 'R'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Si usted trae prisa, acabaré pronto. Esta es una película mala.

Ahora, si usted tiene tiempo, sigamos. No le quitaré más de cinco minutos, lo cual es bastante decente aún si usted no se divierte ni encuentra valiosa e interesante esta reseña, considerando que Oren Peli, el director, nos roba la hora y media que dura Actividad Paranormal.

Para empezar, estamos frente a ooootra más de esas películas de terror que usa la ya conocida premisa de presentar material filmado por las víctimas del monstruo (o fantasma, o bruja o lo que usted guste) y que fue encontrado después de los horribles hechos. Huy. La historia, supuestamente editada y presentada por Paramount Pictures sin más créditos, excepto por un agradecimiento a "la familia" de los dos protagonistas y a la policía de San Diego, California, nos muestra durante varios días a la pareja de Micah y Katie, novios que viven juntos (en una casa sandieguina que parece rentada y amueblada sólo para la película). Resulta que Micah ha comprado una cámara de video profesional para filmarse en casa a él y a su novia, todo el día, todos los días, esperando captar la actividad paranormal del título y que, nos enteramos por las conversaciones entre ambos, persigue a Katie desde que era niña.

El plan de Micah es filmar y filmar hasta que en cámara aparezca algo interesante. Por los resultados, supongo que el plan de Oren Peli (el director, por si ya se le olvidó) era el mismo. Créame cuando le digo que durante la primera hora no pasa absolutamente nada digno de ser presentado en una pantalla de cine. O de tele, en mi caso, ya que la ví en DVD. Vemos a Micah y Katie platicar sobre la cámara nueva de Micah. Los vemos platicar sobre el fantasma o los ruidos o lo que sea que se supone que pasará. Los vemos dormir en su cama. Luego los vemos despertar en la mañana y ver el video de ellos durmiendo (y junto con ellos, nosotros volvemos a verlos durmiendo). En algún punto de esa hora, Katie platica con un vidente y le informa que ella estudia la universidad y su novio es agente bursátil. Y aunque algunos subtítulos nos van informando que van pasando los días, nunca los vemos hacer otra cosa que no sea platicar de la cámara, o del fantasma o los ruidos o dormir. Y ver el video de ellos mismos durmiendo.

Justo a la marca de la hora aparece en pantalla una ouija que hace cosas que podrían ser interesantes, cuando nadie (por supuesto) está presente en la habitación. ¿Y qué hacen Micah y Katie cuando regresan y se dan cuenta que algo ha pasado con la ouija? Lo más lógico sería revisar el video recién grabado para saber qué pasó, ¿no? Pues no. A continuación, lo que vemos es a Micah y Katie hablar sobre la cámara de Micah, platicar sobre el fantasma o los ruidos y dormir en su cama. Y al día siguiente vuelven a ver el video de ellos durmiendo. Y así sucesivamente, hasta que la película se acaba, con una toma "sorpresiva" que, para más referencias, aparece en los anuncios de la película. Sí, justo como los anuncios de [REC], aquella película española con una premisa parecida donde lo mejor, además de varios sustos provocados por unos zombis inoportunos, era la españolita menudita de dientes de conejo que aparecía en esa toma de los anuncios. ¿Recuerda usted? Pues haga de cuenta.

Excepto que en Actividad Paranormal no sale ninguna españolita menudita de dientes de conejo, ya no digamos zombis inoportunos, sino una tejana veinteañera (Katie) que podría ser la hermana fea de Zooey Deschanel. Micah es interpretado por otro veinteañero de rostro fácilmente olvidable (y más porque mucho del tiempo es él -o su personaje, mejor dicho- quien está detrás de la cámara). Ambos actúan de manera competente, estoy seguro. Al menos no aparentan ser otra cosa que Micah y Katie, hablando y durmiendo. Al respecto, recuerdo que Gene Siskel, el fallecido crítico de cine de Chicago que se hiciera famoso en la tele gringa durante los '80s, junto a su colega Roger Ebert, tenía una medida para definir si una película valía la pena o no. Se preguntaba Siskel: ¿Es ésto más interesante que un documental de los mismos actores, sentados a la mesa, comiendo y platicando? Le diré: durante esa hora y media, Micah y Katie ni siquiera tienen la decencia de sentarse, aunque sea por cinco minutos, a comer.

domingo, 15 de agosto de 2010

Agente Salt **1/2

(Salt, EUA 2010) Clasificación México 'B', EUA 'PG-13'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala


¿Qué es lo primero que le ve usted a Angelina Jolie...? Cada quién sus gustos, sin duda. Pero seguramente lo último que piensa uno es "¡qué buenos huesos tiene esta chamaca!" Bueno, pues aquí Phillip Noyce, el director de las noventeras Juegos de Patriotas y Peligro Inminente (con Harrison Ford como Jack Ryan) nos lleva, durante hora y media, a corretear a Angelina Jolie, que recibe guamazo tras guamazo, brinca, corre, vuela y se acelera y hasta le pegan plomazos, sin romperse un sólo hueso.

Sangrita sí hay, pero nada que detenga a Jolie de salvar al mundo de un compló digno de película de James Bond o ya de perdida de campaña electoral mexicana. Tanto gusto da ver a Angelina Jolie hacer todo lo que hace en esta película que el final, tanto de película como de historia, nos toma por sorpresa. Por cierto, los rusos vuelven a ser los malos en el cine. Más o menos.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Algunos pensamientos sobre El Origen.

Ví El Origen casi dos semanas después de su estreno, cuando ya todo mundo hablaba de ella y las críticas ya habían aparecido. Interesado en verla, me guardé de seguir tales pláticas, leer las reseñas y, fiel a mi costumbre con películas que me interesan, también evité cortos y fotos. Aquí van algunas ideas.

Antes
1. Por ahí dice un póster "James Bond se cruza con The Matrix" o algo así. Mmmmm. ¿Ya nadie puede ser original? ¿Por qué no se cruzó el 007 con Dark City?
2. Di Caprio sigue teniendo cara de niño, por más barbita que se deje.
3. A Ebert le gustó mucho. Después de ver la película, leeré su reseña.
4. A Diezmartínez también le gustó mucho. También leeré su reseña después.
5. ¿Por qué todo mundo publica la misma foto en sus notas sobre El Origen? ¿A poco es la imagen más apantalladora? Empiezo a sospechar...


Durante

1. Primera escena. M'ta. Se le volvió a hundir el barco a DiCaprio...
2. Joseph Gordon-Levitt, Ken Watanabe. No sabía que salían. Bien.
3. Marion Cotillard. Esto mejora.
4. ¡Michael Caine! Ahora me alegro de no saber nada de la película.
5. Ellen Page. Esta muchacha tiene 23 años pero está condenada a hacer papeles de adolescente.
6. ¿Qué le pasó (y por encima) a Tom Berenger???
7. Alguien más, en alguna parte del mundo, se tiene que estar preguntando si nadie se acuerda de Dreasmcape.
8. Qué bonita es Marion Cotillard. Definitivamente.
9. Alguien más, en alguna parte del mundo, se debe estar preguntando si nadie se acuerda de Fred Astaire.O ya de jodidos, de Lionel Richie.
10. ¿Es todo lo que sale Michael Caine?

Después
1. DiCaprio estaba soñando y se suicidó.
2. DiCaprio no estaba soñando y terminó feliz. Y sus hijos nunca crecieron.
3. DiCaprio no estaba soñando y terminó feliz. Y Ellen Page nunca creció.
4. Michael Caine cobró una lanota, seguramente.
5. Qué bonita es Marion Cotillard.
6. Sí me gustó la película, pero me ha gustado más todo lo que me ha hecho pensar.
7. No sé si deba volver a ver Dreamscape. No quiero sufrir una desilusión tipo Infierno en la Torre, cuando la ví de nuevo, veinte años después...
8. La teoría del McGuffin nolanesco de Diezmartínez se comprueba.
9. Ojalá yo hubiera escrito esta reseña. Pero no soy el Duende.
10. Ah, sí: Qué bonita es Marion Cotillard.

jueves, 5 de agosto de 2010

¡Me Muero Bichi!/II: Bájate los pantalones, Herzog

Porque el arte no necesita de estrellitas ni calificaciones, sigue mi batalla personal contra la estupidez de los destruibuidores de cine en México, desde la comodidad de mi sala. En cueros.
-O-
The Bad Lieutenant: Port of Call - New Orleans (Werner Herzog, EUA 2009)

Cuenta la leyenda que cuando el presidente Ronald Reagan visitó al presidente Miguel de la Madrid en 1985 (en Mexicali, Baja California, por cierto), el entonces secretario de Hacienda, Jesús Silva Herzog, llegó con los zapatos sucios. Mientras esperaban a Reagan, Silva Herzog aprovechó que pasaba un bolero con su cajón y fue a lustrarse los zapatos. En eso aterrizó el helicóptero de Reagan. Herzog dejó al bolero en medio de la faena y se acercó corriendo a De la Madrid, quien, viéndolo de reojo y notando que todavía traía los pantalones doblados por la boleada, le dijo en voz baja: "¡Herzog, bájate los pantalones!" a lo que Silva Herzog, mortificado, replicó "Ah canijo, ¿pos qué tanto le debemos???"

¿La moralidad -o, para el caso, la inmoralidad- tiene explicación? Terence McDonagh es un policía de Nueva Orleans. Impulsivo, recibe una condecoración. Se vuelve adicto a los tranquilizantes por una dolencia de la espalda. Corrupto, se involucra en una serie de situaciones que van de la inmoralidad al peligro de muerte inminente, pero nunca se detiene. Suertudo, habla sin parar mientras busca frenéticamente una salida para él y su novia, una prostituta cara que mantiene a Terence, lo aguanta, lo busca, lo ama. Humano, se acerca a su padre. Se aleja de su padre. Se acerca a su padre. Un alcohólico que sabe lo suficiente de su condición para su propio bien. Y para el bien de Terence. Terence, impulsivo, drogadicto, corrupto, suertudo, humano, inmoral, moral, podría morirse en una de esas y sin embargo no se muere. Así que sigue. Y sigue. Lo interpreta Nicolas Cage. Lo dirige Werner Herzog. ¿Su nuevo Klaus Kinski?. Nicolas, bájate los pantalones. Ah canijos, pos cuánto le debemos, Herzog...

jueves, 22 de julio de 2010

5 días sin Nora **1/2

(México, 2008) Clasificación: México 'B'
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

"Mi compa Joel - que tiene un blog de películas - me dijo que vale madre".
Miguel Fimbres

Esteee... bueno, eso no es lo que yo dije. Sucede que generalmente comento, por correo electrónico, con algunos amigos (Miguel entre ellos) películas que vale la pena rentar en DVD los martes de precio especial, en cierto videoclub cuyo nombre empieza con Block y termina con Buster. Y recientemente dí mi opinión de 5 Días Sin Nora, escrita y dirigida por Mariana Chenillo. En el ir y venir de los correos electrónicos, la mentada sugerencia quedó como sigue (transcribo mis mensajes y recreo, resumidos, los comentarios de Miguel).

Miguel: ¿Alguna recomendación para el martes de 15 pesos?

Yo: Anoche ví 5 Días Sin Nora. Melodrama indoloro con un par de buenos momentos de comedia. Esta película la estuve esperando por meses desde que se estrenó en algunos festivales el año pasado (particularmente el de Morelia), porque fue muy bien recibida por el público pero, al modo, nunca llegó a los cines del rancho y ahora ya está en DVD. Vale la pena sólo por Fernando Luján y las escenas de Enrique Arreola (el repartidor de pizzas de Temporada de Patos y el enamorado de Cecilia Suárez en Párpados Azules), pero se queda muy corta en el desarrollo de lo que plantea. Y, además, según mi cuenta fueron 4 Días Sin Nora, no cinco.

Miguel: Gracias por la advertencia. Paso.

Yo: Aunque en realidad no estoy diciendo que no la veas, sino que no me pareció tan bien lograda como esperaba. (En todo caso, martes de $15 es buena opción y tiene la decencia de durar la hora y media reglamentaria). Es una ópera prima de una morra que aquí demuestra buena mano para la comedia, no tanto para el desarrollo de la historia ni para el drama. Ojalá que pueda hacer una segunda película. Y más.

Miguel: Cuando me pregunten, diré "mi compa Joel -que tiene un blog de películas- me dijo que vale madre".

Yo: Pero, pero...

lunes, 21 de junio de 2010

Toy Story 3 ***

(EUA, 2010) Clasificación México 'AA', EUA 'G'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Seguramente habrá oído usted esa frase "sólo porque creciste con La Guerra de las Galaxias, no esperes que La Guerra de las Galaxias crezca contigo", que más o menos se popularizó cuando se estrenó la infantiloide y a ratos aburrida segunda trilogía de George Lucas. Pues bien, como yo ya estaba bastante grandecito cuando se estrenó Toy Story (ni qué decir de Toy Story 2), lo último que hubiera esperado es que pasara eso con la saga de los juguetes: que creciera. Y sin embargo, creció.

Han pasado unos diez años desde que vimos a Woody, Buzz y compañía y, aparentemente, los mismos han pasado desde que Andy, el niño dueño de los juguetes, los desempolvó por última vez para jugar con ellos. Listo para irse a la universidad, el greñudo Andy recibe el ultimátum de su mamá: o los viejos juguetes se van donados a la guardería, o son arrumbados en el ático o de plano a la basura. Por el mismo tipo de malos entendidos que en los dos episodios anteriores, Woody y sus amigos terminan en una guardería donde, además de decenas de niños que jugarán con ellos, conocen a nuevos juguetes, lidereados por un viejo oso de peluche, que desde su primera escena nos recuerda al viejo capataz de Toy Story 2. Y justo como en las dos películas anteriores, durante el resto de la historia los juguetes tratarán de encontrar su camino de regreso a Andy.

¿Puede Pixar volver a contar exitosamente la misma historia de los juguetes perdidos y recuperados? ¿Puede Pixar sorprendernos nuevamente elevando la barra narrativa en el cine de animación? La respuesta corta a ambas preguntas: sí y sí.

Pixar, a través del director Lee Unkrich (codirector de Toy Story 2) y con un guión del propio John Lasseter y Michael Arndt (escritor de Little Miss Sunshine) se puede salir con la suya y contarnos la misma historia simplemente porque queremos tanto a estos personajes, que nos importa, y mucho, lo que les pase. Y los conocemos tan bien, que esperamos verlos resolver sus problemas en formas que nos divierten y emocionan. Así que Pixar no nos falla y nos regresa a estos personajes y sus conocidas aventuras que todos atesoramos.

Además, Lasseter y compañía escogen sorprendernos en esta ocasión... haciendo que Toy Story crezca. Pixar parece haber decidido reconocer a ese público infantil que creció en los últimos quince años queriendo a estos personajes: para contar una tercera aventura se ha puesto a tono con los gustos de ese público fiel. Así que las aventuras han aumentado en un elemento apenas rozado en los dos primeros episodios: el terror.

Toy Story 3 tiene tres escenas que apelan a las emociones a través del miedo y al menos una de ellas es lo suficientemente larga como para que niños pequeños (menores de 6 años en la función a la que asistí) terminen abrumados. Por supuesto que al público adolescente y adulto las imágenes y la forma como se trata el tema nos remiten a parodias de películas de suspenso y terror, pero para asimilarlas en una comedia como Toy Story hay que tener ciertas referencias y/o experiencia en la vida. Algo que no se puede esperar de un niño de cinco años que hace seis meses, sin embargo, pudo disfrutar como el que más los dos primeros episodios. El resultado: llanto en el cine.

Para no regar el tepache, sólo diré que tales escenas están más calibradas en el tono de Los Increíbles, también de Pixar. Usted recordará que Los Increíbles parodia exitosamente las películas del 007, con todo y escenas de tortura, aunque con un enfoque humorístico y familiar pero definitivamente para un público mayor de ocho años, a diferencia de Toy Story 1 y 2, que sí pueden ser vistas sin mayor problema por niños de cuatro años en adelante, en mi opinión.

Ernesto Diezmartínez decía, a raíz del estreno, que tal vez estemos ante la mejor trilogía fílmica de la historia y hasta el momento concuerdo. Si con el díptico original de Toy Story continúa el debate de cuál es mejor, la 1 o la 2, agreguemos ahora esta tercera entrega, que tiene el mismo nivel de excelencia en historia, comedia, emotividad, narrativa e imágenes. El único pero que tengo es el que apunté arriba. Toy Story creció con Andy dejando, en cierta forma, fuera a nuevos admiradores, que la propia película reconoce hacia el final. Afortunadamente ese es un problema que se cura. Con qué más, con la edad.

domingo, 6 de junio de 2010

Las destruibuidoras de cine/VII: Por qué me quité del vicio

Parte de las razones por que no he escrito tanto este año en Joel vs. Los Monstruos es la aridez de las carteleras locales. Juzgue usted, por la siguiente lista que representa, en algunos casos, lo más relevante estrenado en mi rancho en lo que va de 2010.
En películas extranjeras -gringas, pues- apunto sólo el nombre original, no el dado por la distribuidora mexicana, simplemente porque en la mayoría de los casos no me acuerdo y es que algunas las tuve que ver en DVD R1, ya que mi vicio de acudir a las salas, poco a poco y tristemente va disminuyendo.

Van mis mini reseñas y como de costumbre, las calificaciones son:
****Excelente, ***Buena, **Regular y *Mala.

1. Up in the air.*** Empieza muy bien, afloja (Elizabethtown light, si tal cosa es posible) y cierra bien. Clooney y Vera Farmiga, perfectos. Jason Bateman, muy bien.

2. It's Complicated.** A su favor: expone que los cincuentones y más grandes siguen teniendo su corazoncito y otras cositas. En contra: demasiado simple. Vale la pena por Streep (como siempre), Baldwin y Steve Martin. El chiste extendido del cigarro de mariguana, como punto central, no se sostiene.

3. The Wolfman.*** Muy buena película para matiné, sin mayor pretensión que el entretenimiento. Hace pegar buenos brincos, hace reir y hay suficiente sangrita. Lo mejor, sin duda: Hugo Weaving, en una excelente caricatura de la flema inglesa. Ah, cómo extraño las matinés.

4. Percy Jackson and the Olimpians: The Lightning Thief.** Entretenida pero nada más. Sin embargo, contiene uno de mis momentos favoritos en el cine en lo que va de 2010: Rosario Dawson como una hipercachonda Perséfone, gritándole a Hades, visiblemente exasperada: ¿Qué me vas a hacer? ¡Ya estoy en el Infierno!

5. The Fantastic Mr. Fox.**** Mi película favorita de Wes Anderson, después de The Royal Tenenbaums. Con uno de mis momentos favoritos de 2010: los ojos de los personajes rasándose de lágrimas.

6. Avatar.** El interés por la predecible historia se cae por largos momentos, mostrando una vez más que no es el punto fuerte de Cameron. Por otro lado, la mayoría de las imágenes dejan con la boca abierta. Mi secuencia favorita: cuando el héroe monta por primera vez su pájaro extraterrestre. La vería de nuevo (en 2D) si no fuera tan larga.

7. Alice in Wonderland.* Mala de principio a fin, falla al darle coherencia a la historia y a los personajes, convirtiendo a Alicia en un mesías de cajón y feminista, de paso.

8. (500) Days of Summer.*** Divertida terapia de recuperación por rompimiento amoroso, con ecos de Get Over it!

9. How to train your dragon.*** Lilo y Stitch recargado y con mejores secuencias de vuelo que Avatar.

10. The fourth kind.** Sólo por ver a Milla Jovovich.

11. Julie & Julia.*** La mitad de Julia le gana, por mucho, a la mitad de Julie.

12. Astro Boy.** Inteligencia Artificial en caricatura y con un plebe que arregla todo a madrazos.

13. Iron Man 2.** Con Iron Man me reí. Con la 2 me reí, me aburrí y me dejó deseando ver más de Downey Jr, Paltrow y Johanson.

14. Cop Out.* Aburrición total. Kevin Smith es un Tarantino con una cruda feroz.

15. The Bad Lieutenant.**** Herzog tal vez haya encontrado a su nuevo Klaus Kinski. Cage es el perfecto orate en este cuento de corrupción, drogas y una suerte endemoniada.

16. Zombieland.**1/2 Si toda la road movie hubiera mantenido el tono de la secuencia con el actor invitado (que no revelaré por si no la ha visto) y si las muchachas hubieran dejado colgados a los muchachos un par de veces menos... pero no fue así. En general, divertida y ya.

17. A serious man. **** Todo tiene significado. O tal vez no. ¿El Libro de Job según los Coen? ¿Simplemente una tragicomedia judía? ¿Hay que preguntar por el significado?

18. Bajo Amenaza: 42 km. de angustia.* Dios mío, qué cosa. De Christian González, las incoherencias argumentales truenan cualquier punto bueno que pudiera tener. Eso sí: el judicial panzón de Omar Fierro queda al trancazo.

viernes, 28 de mayo de 2010

Va de nuez / La noche de un día difícil ****

Justo acabo de terminar de ver, por internet, el concierto de Paul McCartney en vivo desde México D.F. Aquí va de nuevo mi única reseña a la fecha de algo de Los Beatles.
Nota original del 9/09/09: Habrá que oir los nuevos discos remasterizados. Mientras tanto, cada quién con su colección. Aquí mi pequeño homenaje:
(A hard day’s night, Reino Unido 1964) Clasificación ‘B’
(Originalmente:) A George Harrison.
(Ahora: A los cuatro. Por supuesto.)

La noche de un día difícil es mucho más que una película con canciones de rock y Los Beatles como protagonistas. Es, por definición, la primera verdadera película sobre el rock. Encomendada a Richard Lester (quien, después de varios desaciertos en los 80’s, también dirigió la excelente Get Back en 1991, en lo que fuera el regreso de Paul McCartney a sus raíces liverpoolianas), la cinta nos muestra un supuesto día entero con esas nacientes estrellas del rock británico, desde el momento en que abordan un tren para escapar de una horda de adolescentes fanáticos, hasta su presentación en vivo en la televisión inglesa.

Sin ser un verdadero documental, aunque la fotografía y el montaje así lo sugieran la mayor parte del tiempo, la película divierte gracias al guión (nominado al Oscar) de Alun Owen, en una serie de sketches interpretados alegre y casualmente por los jóvenes Beatles. Insertos están 14 números musicales que inician con la canción del título, en la famosa y frenética escena de la persecución, para continuar con rolas como “Debí saberlo”, “No puedo comprar amor”, “Y la amo”, entre otras y, por supuesto, en la secuencia culminante, durante el concierto televisado, la fenomenal “Ella te ama”, ante un público que grita una y otra vez los nombres de sus ídolos, al borde del éxtasis.

Seguramente cuando se estrenó en el ’64, La noche de un día difícil abarrotó cines por semanas enteras alrededor del mundo. Y seguramente las escenas de histeria en la pantalla se extendieron a los asistentes en cada sala, con jovencitos y jovencitas gritones, que ese mismo día iniciaron un viaje que no terminarían hasta bien entrados los 70’s.

Ahora, lamentablemente, sólo algunos adultos y uno que otro adolescente nos hemos dado cita en las salas locales para ver (volver a ver, en más de un caso) a los cuatro de Liverpool haciendo sus pininos en el séptimo arte. Apenas rebasando los veinte años, John, Paul, George y Ringo jugaban a ser estrellas, desbordando todo el gozo de su juventud, rompiendo reglas, imponiendo otras nuevas, inmortalizados, los cuatro juntos por primera vez y para siempre.
(Publicada originalmente el 14 de noviembre de 2001 en La Voz de la Frontera, por el reestreno en México en ese año.)
¡Súbale el volumen a sus bocinas!

viernes, 21 de mayo de 2010

¿Un ratoncito duro de cazar?

¿Soy el único que piensa que los títulos de las tres notas abajo de la nota principal no fueron casualidad?

martes, 11 de mayo de 2010

Golosina Visual 2010

Si usted va a andar por el tembloroso y ventoso Mexicali esta semana, asegúrese de probar la Golosina Visual de Adolfo Soto (sin albur). Magnífica muestra internacional de cortometrajes cuyo fin principal es la risa.
Lamentablemente me perdí la muestra 2009, pero en 2008 sí pude carcajearme, como lo reporté aquí.

lunes, 3 de mayo de 2010

De la moda, lo que te acomoda.

Juguemos a ponerle diálogos a la foto. Voy:
-"Margarita, mientras no te depiles, creo que prefiero saludarte de mano a darte un besito..."

viernes, 2 de abril de 2010

Cómo hacer amigas e influir en las muchachas.

¿Cómo abordar a una bella joven? Lecciones cortesía de Alfred Hitchcock vía John Forsythe:The Trouble with Harry, para reirse a gusto.
Por cierto, RIP John Forsythe.

Gusto y moralidad

Hay que tener talento para hablar de la relevancia de las cosas.
Ah, sí: que Ricky Martin, otros artistas y muchas personas son homosexuales.
¿Y?

lunes, 15 de marzo de 2010

Peter Graves: Cambio y Fuera.

Cómo me carcajeé con Airplane! la primera vez que la ví y cada vez que me la encuentro en la tele, por cierto. Otra tarde de cine memorable a principios de los '80s. RIP Peter Graves.

martes, 9 de marzo de 2010

Eric Rohmer y Compañía, en Mexicali.

Si usted va a estar en Mexicali, Baja California, durante Marzo, aproveche el ciclo de homenaje a Eric Rohmer, todos los martes del mes.El estimado José Luis Campos, del Instituto de Cultura, me hizo llegar el cartel, que con gusto publico para los lectores de la región.

viernes, 5 de marzo de 2010

Alicia en el País de las Maravillas *

(Alice in Wonderland, EUA 2010) Clasificación: México 'A', EUA 'PG'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Qué película tan mala. Supongo que en algún momento Tim Burton y sus productores pensaron que tenían una idea ganadora al hacer para Disney una película llamada Alicia en el País de las Maravillas, capitalizando tal vez en la versión cinematográfica más famosa del cuento de Lewis Carroll, excepto que la nueva producción tendría la peculiaridad de, cómo lo digo. Ah, sí: no tener nada en común con la historia de Carroll ni con la película animada de 1951, excepto el título.

Estoy seguro que la idea debe haber sonado muy bien en esa primera junta: ¡una secuela a Alicia en el País de las Maravillas! ¿A través del Espejo? Habrá preguntado alguien. No, no. Eso ya lo hicimos con Mickey Mouse. Una secuela de verdad: ¿Qué pasó con Alicia cuando creció? Uh, debe haberse convertido en una chamacona. ¡Mmmm! ¡Bébeme! ¡Cómeme! OK, entonces sigue teniendo alucinaciones de conejos con saco y gatos sonrientes que desaparecen. De paso, ya no actúa por lógica, porque los adolescentes no la van a entender; mejor que sea feminista, al cabo que de todos modos el asunto es antivictoriano. ¿Antivictoriano? ¿Qué es eso? No, mejor que nomás sea feminista. Y se ve forzada a volver a Nunca Jamás, digo, al País de las Maravillas, para salvar a todo mundo de la maldad que está consumiendo esa tierra. Y en el camino la ayudará La Cofradía del Anillo, digo, de la espada: el conejo con saco y los invitados a la fiesta del Sombrerero Loco. ¡Sí! ¡Y que el Sombrerero Loco y Alicia se enamoren! A ver, llámenle a Johnny Depp. ¿Y qué no salían dos reinas? Sí: en A Través del Espejo. Ah, pos que una sea buena, tipo Gandalf y la otra la mala, tipo Sauron. Ya está: la reina roja será la mala y sus naipes van a ser un ejército maldito. ¡Sí y que se vean como los extraterrestres de El Quinto Elemento, pa' que den mello! ¿Y contra quién va a luchar Frodo, digo, Alicia? ¿Contra la reina? No, mejor con un dragón, pa' que se emocionen los adolescentes. ¿Qué no salían por ahí dos gemelos? ¿Tweedle Dee y Tweedle Dum? Los ponemos, no hay bronca. Pero ya se nos acabaron los papeles con parlamentos. No hay bronca, los ponemos. ¿Y la música? Llámenle a Danny Elfman. Chin, está ocupado. Pero dice que nos manda unas sobras de otras películas. Pero no nos va a dar tiempo de construir todos los escenarios ni hacer todos los muñecos. Hombre, ¿y pa ' qué es el dibujo y la animación computarizada? Pero ya no tenemos tiempo. Pos que salga como juego de video, al cabo que es lo que les gusta a los chamacos. Andale, ya está tomando sentido. ¿Y sí irán a ir los adolescentes? A güevo, la ponemos en 3D. No se diga más. ¡Hagámoslo!

Es una experiencia muy triste acudir al cine esperando maravillarse con buenas historias, contadas con imágenes arrebatadoras e inquietantes, pensando que vienen de alguien como Tim Burton y obtener esta... cosa. Una experiencia tan triste que, francamente, encabrona.

miércoles, 3 de marzo de 2010

¡Me Muero Bichi!/I: El Festín de Joel.

Porque el arte no necesita de estrellitas ni calificaciones, felizmente reporto los resultados de mi primer ciclo ¡Me Muero Bichi!, mi batalla personal contra la estupidez de los destruibuidores de cine en México, desde la comodidad de mi sala. En cueros.

El Festín de Babette (Babettes gæstebud, Gabriel Axel, Dinamarca 1987). Hay un cuento en el que un hombre está en su casa en medio de una inundación. Pasa un vecino en un auto todo terreno, ofreciendo auxilio. "Dios me salvará", declina el hombre. Con las aguas más arriba, el hombre sube a la azotea y pasa otro en una lancha. "Dios me salvará". Las aguas crecen y aparece un helicóptero. Usted entiende: el hombre se niega, se ahoga y al llegar al Cielo, frente al Creador, le reclama su suerte. "Hijo mío, te envié un todo terreno, una lancha y un helicóptero..."
Con una estructura parecida, en El Festín de Babette dos ancianas danesas dedicadas al Señor y al servicio a los miembros de una pequeña y apartada comunidad luterana de mediados del siglo 19, simplemente sonríen discretamente cada vez que sus vidas han estado a punto de cambiar, sea por los avances de temerosos pretendientes de juventud, por la visita de algún bohemio artista forastero o la eventual llegada de Babette, una refugiada francesa a quien adoptan como sirvienta. Los años pasan, las arrugas y las canas se asientan y las dos hermanas viven entregadas al servicio y a la oración.
Pero dice un dicho que la tercera es la vencida. Babette, por un hecho completamente circunstancial, ofrece a sus patronas un maravilloso festín digno del mejor restaurante parisino. La preaparación de los exóticos manjares colma de color no sólo la, hasta ese momento, casi monocromática pantalla y por ende nuestros sentidos como espectadores; también afecta la vida de las ancianas hermanas y sus devotos vecinos en formas insospechadas (un sólo y delicioso ejemplo: note usted la dicha en los rostros de los accidentales ayudantes de Babette). Claro, dice otro dicho: misteriosos son los caminos del Señor.

Los pilones de la semana:
Anything Else (Woody Allen, EUA 2003). Woody Allen se desdobla genialmente en sus dos jóvenes protagonistas, Cristina Ricci y Jason Biggs, demostrando que sus diatribas no son un asunto generacional.

Hollywood Ending (Woody Allen, EUA 2002). ¿Allen no se ríe de Hollywood: se ríe con Hollywood? Con Tea Leoni como bono. Para Allen y para uno como espectador.

Then She Found Me (Helen Hunt, EUA 2007). Helen Hunt muestra en su debut como directora y guionista para la pantalla grande por qué tantos episodios de la serie noventera de tele, Mad About You (del comediante Paul Reiser y poco a poco y cada vez más, de ambos y a veces completamente de Hunt), estaban casi siempre a un paso de ser muy buenos chick flicks (pa'l viejerío, pues). Diga usted si no: Colin Firth, en su gustado papel de galán renuente. [ ] <- Espacio para suspiros de las lectoras.

Land of the Lost (Brad Silberling, EUA 2009). Inspirada en la serie de tele setentera homónima, sobre las aventuras de una familia de la época, perdida en una dimensión paralela donde conviven dinosaurios, cavernícolas y lagartijas paradas que, amenazantes, caminan leeeento. Claro que hay que entender el "inspirada en" como un vehículo del casi siempre genial (aquí, sí) Will Ferrel, quien además no teme pasarle el volante por largos ratos a sus compañeros de reparto. En otras palabras, la película no tiene absolutamente nada qué ver con la serie, excepto por las lagartijas paradas y el sonido de un banjo ocasional. En la sintonía correcta, me reí por dos horas continuas. Y canté A Chorus Line.

Cassandra's Dream (Woody Allen, EUA/RU/Francia 2007). Empezando con la ominosa música de Philip Glass, continuando con los puntuales y transparentemente escogidos diálogos de los personajes (Colin Farrell y Ewan McGregor como improbables pero finalmente convincentes hermanos), siguiendo con el uso de silencios en ciertas escenas clave, la tragedia está cantada desde el principio. Creo que Allen es mucho menos evidente y predecible cuando hace sus habituales comedias. No por ello dejan de calar las consecuencias a las acciones de los personajes. El destino, como dije, cantado, pues. Y no, no se trata de un segundo musical de Woody Allen.

Zach and Miri Make a Porno (Kevin Smith, EUA 2008). No estuve equivocado en mi apreciación cuando ví las caras de buenazos de Seth Rogen y Elizabeth Banks en los distintos posters de esta comedia de Smith, a quien generalmente le saco la vuelta (¿se repondrá alguna vez del éxito de Clerks?). Carcajadas varias, sonrisas a todo lo largo y ancho y sí, un romance digno de cualquier chick flick que se respete. Con humor escatológico como arroz y palabrejas en cada %$^#$!! diálogo.

miércoles, 17 de febrero de 2010

¡Me Muero Bichi! / 0: Por qué me quité del vicio.

"El gran arte no requiere de calificaciones ni estrellitas", me dijo Anthony Hopkins recientemente.
No se emocione, estimado lector; no he tenido (aún) el gusto de platicar con Anthony Hopkins o ya de perdida saludarlo de lejecitos. Hopkins me dijo lo anterior en un extrañísimo sueño que tuve hace unos días, después de haber visto El Hombre Lobo (Johnston, 2010), donde el venerable inglés actúa. Las razones por las que mi subconciente me habló a través de la figura de Hopkins de manera tan clara, las ignoro, pero la frase me gustó para presentar esta nueva colección de reseñas, en que intentaré dar cuenta de las películas que iré viendo, no de estreno y definitivamente no en una sala de cine, sino en la comodidad de mi sala, básicamente empujado por la estupidez de los destruibuidores de cine en México.

Viviendo en uno de los tantos ranchotes que tiene este país, donde unas 60 salas de cine apenas alcanzan para el millón de habitantes que me rodea, soy víctima de la oferta de las carteleras locales, que generalmente consiste de un par de películas hollywoodenses que tapizan, por semanas y hasta meses, la mayoría de las 60 pantallas, junto con unos tres o cuatro títulos más, hollywoodenses también, pero más bien "de relleno" y que duran a lo mucho un par de semanas. Eso no deja espacio para todo ese cine no hollywoodense que los cinéfilos quisiéramos ver pero que nunca llega a nuestros ranchos. Hombre, a veces ni siquiera buenos títulos producidos en Hollywood se ven por acá, aunque sí se hayan estrenado en el país (léase, en el D.F.).

Para no hacer el cuento más largo, he decidido saciar mi necesidad de buen cine, consiguiendo cada vez más, como y cuando vaya pudiendo, películas en DVD para disfrutar en solitario, instalado frente a mi tele, en mi sofá, tan a gusto como se puede estar en ese santuario personal: en calzones o, por qué no y para decir la verdad, en cueros. Bichi, como decimos en el noroeste de México.

Así, feliz, me podrá encontrar cualquiera de estos días o, si lo prefiere y el pudor no da para más, podrá leer aquí, en Joel vs. Los Monstruos, mis reportes de este ciclo personal. ¡Me Muero Bichi!

lunes, 15 de febrero de 2010

El Hombre Lobo ***

(The Wolfman, EUA/RU 2010) Clasificación 'B'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Cuando ví el nombre de Joe Johnston en el crédito del director, al final de El Hombre Lobo, no pude ubicar películas que le hubiera visto antes. Más tarde, buscando en la imdb, encuentro que Johnston nos ha traído un par de excelentes ejemplos de cine hecho para (de haber existido todavía en la última década del siglo pasado) las matinés: en 1991, The Rocketeer (¡Zeppelins con swásticas explotando!) y en 2001 Parque Jurásico III (¡William H. Macy haciendo explotar dinosaurios!). Claro que en medio hizo esa cosa que se llamó Jumanji (¡Robin Williams explotando a Robin Williams!)

Afortunadamente, Johnston regresa muy bien a lo que parece ser su especialidad y nos entrega otra muy buena película para matiné, bien hechecita y sin mayor pretensión que el entretenimiento. Nos hace pegar buenos brincos, nos hace reir y nos da suficiente sangrita para que nuestra pareja (yo la ví en 14 de febrero, por supuesto) nos estruje o de plano aviente las palomitas de maíz para cubrirse los ojos.

Los mismos créditos finales informan que El Hombre Lobo está basada en el guión de la película de 1941 del mismo nombre, que no he visto aún, porque seguramente se me pasó en alguna de esas matinés de mi infancia (no soy tan viejo para haber visto el estreno).

Benicio del Toro como el Hombre Lobo del título cumple, aunque en este tipo de película cualquier buen actor podría llenar el papel. Emily Blunt, el interés amoroso que no puede faltar, resulta agradable a la vista y Anthony Hopkins, confiable en su habitual personaje de dos (o tres) caras. Un deleite adicional, al menos para mí, es la presencia de Geraldine Chaplin. Por alguna razón (tal vez la memoria de su padre) siempre que aparece en pantalla me hace sonreir. Lo mejor, sin duda, Hugo Weaving en una excelente caricatura de la flema inglesa, demostrando una vez más por qué fue un error cubrirle la cara en esa cosa llamada V For Vendetta.

Ví El Hombre Lobo en una función nocturna (¿por qué no la estrenaron en noche de Luna llena, por cierto?) en un cine repleto de niños y adolescentes gritando del susto a la menor provocación y de paso, lanzándose palomitas de maíz unos a otros. Juraría que hasta ví a dos chamaquitos correr por el pasillo para retozar brevemente en el espacio frente a la pantalla, entre una escena de Luna llena y otra. Ah, cómo extraño las matinés.